icon twittericon facebookicon youtubeInstagram

La Asamblea General de la ONU discute la Responsabilidad de Proteger (R2P)

El 12 de julio, la Asamblea General de la ONU tuvo un Diálogo Informal e Interactivo acerca del Papel de los Arreglos Regionales y Subregionales en cuanto a la Aplicación de la Responsabilidad de Proteger (R2P).

En 2005, durante la Cumbre Mundial, los Jefes de Estado y de Gobierno convinieron en el principio R2P para proteger a personas de la violencia y crímenes de lesa humanidad. El Documento final de la Cumbre Mundial afirma que: “Cada Estado es responsable de proteger a su población del genocidio, los crímenes de guerra, la depuración étnica y los crímenes de lesa humanidad. Esa responsabilidad conlleva la prevención de dichos crímenes, incluida su incitación a su comisión, mediante la adopción de las medidas apropiadas y necesarias…. La comunidad internacional, por medio de las Naciones Unidas, tiene también la responsabilidad de utilizar los medios diplomáticos, humanitarios y otros medios pacíficos apropriados…, para ayudar a proteger a las poblaciones del genocidio, los crímenes de guerra, la depuración étnica y los crímenes de lesa humanidad”. Desde el inicio, fue reconocido que la implementación del principio R2P sólo puede tener éxito si se llevan a cabo asociaciones efectivas entre entidades gubernamentales, inter-gubernamentales y de la sociedad civil tanto a nivel global como regional, subregional, nacional y local.

Durante el Diálogo Interactivo, el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, elogió (inglés) el progreso logrado en función de reconocimiento y apoyo político para la responsabilidad de proteger, pero fue crítico en cuanto a la acción limitada para afrontar los crímenes atroces y la violencia alrededor del mundo. Dijo que la historia de los crímenes de atrocidad no se ha traducido en acciones fuertes sino más bien, en hacer demasiado poco, demasiado tarde. Afirmó que el ritmo lento no ofrece alivio a la gente que está enfrentando violaciones masivas y violencias atroces. “Dichas personas se acercan a nosotros en busca de protección y no en busca de palabras superficiales o de debates que duren cinco años”, explicó. Por lo tanto, Ban Ki-moon hizo un llamado a la comunidad internacional para afilar las herramientas de prevención y protección, y para desarrollar una mejor comprensión acerca de las razones que llevan a los perpetradores y planificadores de violencia masiva a cometer dichos actos.

Refiriéndose a los acontecimientos recientes en Libia, Sudán y Costa de Marfil, Joseph Deiss, el Presidente de la Asamblea General de la ONU, dijo (en francés) que la comunidad internacional había sido forzada a aplicar el R2P en estos casos. Sin embargo, subrayó que estas acciones fueron necesitadas como último recurso para proteger a las personas en esos países. La ONU y sus socios en programas de desarrollo, incluyendo a organizaciones regionales y subregionales, deben enfocarse en la prevención de tales situaciones reforzando la colaboración y construyendo las capacidades nacionales de los Estados en cuanto a la protección ciudadana.

Muchos participantes, incluso representantes de Estados Miembros de la ONU, los grupos regionales y la sociedad civil, confirmaron que la acción preventiva que enfoca en las causas raíz de la violencia debe ser favorecida sobre intervenciones militares, especialmente porque dichas intervenciones pueden ser aplicadas de manera influenciada o politizada. Sin embargo, ellos también concordaron que ha habido situaciones en el pasado donde la comunidad internacional tendría que haber respondido de una manera más oportuna, como el genocidio de Ruanda, donde el desacuerdo internacional condujo a una respuesta demasiado tardía. También se comentó que la principal dificultad con el principio R2P es que puede tener interpretaciones diferentes.

La prevención de conflictos y de la violencia no es una tarea fácil, afirmó Knut Vollebaek, Alto Comisionado en Minorías Nacionales ante la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE). Se refirió al hecho de que es difícil movilizar recursos para prevenir atrocidades que todavía no han sucedido o que aún no llaman la atención internacional.

Asimismo, los participantes confirmaron que las organizaciones regionales y subregionales pueden y deben jugar un papel esencial en la prevención de atrocidades, especialmente alrededor de acontecimientos críticos como elecciones, pero también para resolver crisis de naturaleza social y política. Además, los participantes mencionaron que en muchas ocasiones los problemas regionales necesitan de soluciones regionales.

Lea también el informe del Secretario general de la ONU "El Papel de Arreglos Regionales y Subregionales en cuanto a la Aplicación de la Responsabilidad de Proteger” (inglés)

Lea el comunicado de prensa oficial del evento aquí (inglés).

Créditos fotográficos © UN Photo/Evan Schneider

The UN Non-Governmental Liaison Service (UN-NGLS) is an inter-agency programme of the United Nations mandated to develop constructive relations between the UN and civil society organizations.

 

YouTube Channel



 

OHCHR Report: Safe & Enabling Environment for Civil Society

OHCHR Civil society report2