El Servicio de Enlace con las Organizaciones no Gubernamentales (SENG) es un programa interinstitucional del sistema de las Naciones Unidas con el mandato de promover y desarrollar relaciones constructivas entre las Naciones Unidas y las organizaciones de la sociedad civil

Página principal

Acerca del SENG

Publicaciones del SENG

Relaciones de las Naciones Unidas con la sociedad civil

UNICEF publica su informe Estado Mundial de la Infancia 2012: Las niñas y los niños en un mundo urbano

El informe principal de UNICEF está dedicado este año al “Estado Mundial de la Infancia 2012: Las niñas y los niños en un mundo urbano” y centra su atención en los miles de millones de niños que viven en un mundo cada vez más urbano. “Actualmente, la mitad de la población mundial vive en las zonas urbanas; no obstante para mediados del siglo, está proporción se habrá elevado a más de dos tercios”.

Las ciudades son un sinónimo de crecimiento económico, de desarrollo y de empleo sin embargo, en la realidad no todos los niños y las niñas se benefician de la expansión urbana y se revela que muchos de ellos carecen de acceso a la educación, a la salud y al saneamiento adecuado a pesar de vivir en lugares donde estos servicios son prestados.

Con cinco capítulos, diferentes gráficos y tablas estadísticas, UNICEF describe la realidad de los niños y las niñas en un mundo urbano, las dificultades a las cuales se enfrentan y los principales problemas que afectan la vida de los niños. Así mismo, el informe presenta una serie de iniciativas destinadas a mejorar la calidad de vida de los niños e identifica las políticas necesarias para favorecer la equidad en las zonas urbanas las cuales son caracterizadas por una alta desigualdad.

Los niños en un mundo cada vez más urbanizado

Se estima que para “el 2050, 7 de cada 10 personas vivirán en las zonas urbanas. Todos los años la población urbana mundial aumenta en aproximadamente 60 millones de personas. La mayor parte de este crecimiento tiene lugar en los países de bajos y medianos ingresos y la mitad de la población urbana del mundo vive en Asia”.

A pesar que la tasa de urbanización en África es baja, su población urbana “es más grande que la de América del norte y la de Europa Occidental y más de 6 de cada diez africanos de las zonas urbanas residen en barrios de tugurios”.

El informe resalta aspectos importantes entre los cuales se encuentra que los niños que nacieron en poblaciones urbanas representan aproximadamente 60% del crecimiento de las ciudades, según la última estimación realizada en 2008. También muestra que el análisis de la situación de las ciudades y los datos estadísticos utilizados no reflejan la magnitud de los problemas a los que se enfrentan la población urbana. Por ejemplo, las personas que tienen viviendas o trabajos informales no son registradas a pesar de ser los más afectados por la pobreza y la discriminación. Además, no se contemplan los costos de transporte, de alquiler, de saneamiento, de salud, de agua, entre otras, que afectan las condiciones de vida de las personas.

Otros factores que agravan la condición de vida en las ciudades son la escasa participación en la toma de decisiones, la ilegalidad, la inseguridad, la falta de recursos y de protección legal, así como la discriminación de género y falta de acceso a la infraestructura y los servicios necesarios entre los cuales se encuentra la salud, la educación, la buena nutrición, el agua, el saneamiento y la higiene.

Desafíos Urbanos

Existen una serie de fenómenos que repercuten en la vida de los niños urbanos como lo son la migración, los choques económicos, la violencia y la delincuencia y los riesgos de desastres.

Cualquier tipo de migración forzada o voluntaria afecta la vida de los niños y necesita una serie de medidas adecuadas para protegerlos. El informe indica que “un análisis reciente de datos obtenidos por medio de censos y encuestas a hogares de 12 países muestran que uno de cada cinco niños migrantes de 12 a 14 años y la mitad de los niños entre 15 y 17 años se habían trasladado sin uno de sus progenitores”. Los riegos a los que se enfrentan estos niños son grandes y de un alto costo emocional. Muchos son excluidos de los derechos básicos, otros están expuestos al hostigamiento, la explotación y a la violencia de género.

Las crisis económicas generan altas tasas de desempleo sobre todo en los jóvenes, el deterioro de las condiciones laborales, la reducción de los ingresos y la variabilidad de los precios. El aumento de los precios de los alimentos por ejemplo, afecta principalmente a las personas de bajos recursos que gastan entre 50% y el 80% de su ingreso en comida, dejando muy poco para educación, salud, transporte y otras necesidades básicas.

La violencia y la delincuencia afectan a cientos de millones de niños y niñas que viven en las zonas urbanas. La exposición a estos riesgos puede obstaculizar el desarrollo de los niños, augmentar la deserción escolar, la ansiedad, la depresión y la agresividad. También, el informe muestra que los resultados de “un estudio de 24 de los 50 países más ricos del mundo confirmó que en las sociedades con mayores desigualdades se presentan más problemas de violencia. De hecho sus tasas de criminalidad, violencia, y privación de la libertad son altas”.

Los riesgos que provienen de desastres naturales – ciclones, inundaciones, terremotos, sequías y condiciones posteriores a los desastres – agravan la situación de pobreza de millones de niños que viven en las ciudades. Desde mediados del siglo XX los desastres se han multiplicado por diez y los niños son los más susceptibles a sufrir lesiones o a perder la vida. Así, “más de 75% de las victimas de desastres ocurridos en las últimas décadas fueron los niños de África subsahariana y Asia meridional”.

Hacia unas ciudades apropiadas para la infancia

Con el fin de construir ciudades que sean apropiadas para la infancia, el informe muestra la importancia de incluir a la niñez en el diseño y en la gestión de las zonas urbanas. La descentralización y la capacitación de las entidades publicas, son políticas nacionales que pueden aumentar la protección de los niños y de las niñas en los diferentes países. También la estrecha colaboración entre las autoridades y los organismos que protegen los derechos de la infancia puede facilitar este proceso. Se debe promover de igual forma un enfoque “Bottom-up” (de abajo hacia arriba) para que las organizaciones de la sociedad civil y las instituciones comunitarias – las cuales conocen de cerca las necesidades los grupos excluidos – sean ellas que faciliten la participación de estos grupos y la atención de sus necesidades.

Medidas necesarias

Por último, el informe propone una serie de medidas necesarias para favorecer el desarrollo de las ciudades y la protección de los derechos de la niñez. Se debe hacer un análisis completo del alcance, la naturaleza de la pobreza y la exclusión urbana que afecta a los niños. Esto permite la comprensión de la exclusión, la identificación y la eliminación de barreras al acceso de servicios, a la protección jurídica y los derechos de propiedad. Por otra parte los gobiernos deben concentrarse en las necesidades específicas y prioritarias de los niños por medio del desarrollo de la infraestructura necesaria y la prestación de servicios. Así mismo, hay que favorecer la participación de los niños y de los jóvenes en la definición de políticas públicas y como última medida se debe incitar la colaboración y la coordinación entre los actores de diferentes niveles para lograr efectuar cambios que sean duraderos en el tiempo.

Para acceder al informe “Estado Mundial de la Infancia 2012: Las niñas y los niños en un mundo urbano”, haga clic aquí

Para acceder al informe interactivo, haga clic aquí