The United Nations Non-Governmental Liaison Service (UN-NGLS) is an inter-agency programme of the United Nations mandated to promote and develop constructive relations between the United Nations and civil society organizations.

Home

Subscribe

About NGLS

NGLS Publications

UN-Civil Society Engagement

31 enero 2011

Situación y perspectivas de la economía mundial 2011

Un informe de la ONU encuentra que la recuperación de la economía mundial ha comenzado a perder impulso desde mediados de 2010, y que "todos los indicadores apuntan hacia un crecimiento más débil de la economía mundial". La Situación y perspectivas de la economía mundial 2011 (World Economic Situation and Prospects 2011 - WESP) indica que la economía mundial se expandirá en un 3,1% en 2011 y en un 3,5% en 2012, lo que es inferior al 3,6% estimado para 2010 - y lejos de ser suficiente para permitir la recuperación de empleo para puestos de trabajo perdidos debido a la crisis. Esto se debe principalmente a las deficiencias de las principales economías desarrolladas, que "siguen constituyendo un lastre para la recuperación global y plantean riesgos para la estabilidad económica mundial en los próximos años". Mientras que observa que la magnitud sin precedentes de medidas de política adoptadas por los gobiernos durante la etapa temprana de la crisis sin duda ayudó a estabilizar los mercados financieros y a poner en marcha una recuperación, el informe advierte que la superación de los problemas estructurales que condujeron a la crisis - y los que fueron creados por ella - está resultando mucho más difícil de lo esperado y será un proceso de larga duración. El informe postula que esto contrasta con el fuerte crecimiento del PIB en muchos países en desarrollo y economías en transición, "lo que ha contribuido con más de la mitad de la expansión total de la economía mundial desde el tercer cuatrimestre de 2009".

El informe resalta el continuo desafío que plantean las altas tasas de desempleo en muchas economías y enumera una serie de riesgos e incertidumbres para las perspectivas económicas como una retirada prematura de los estímulos de política, una mayor volatilidad en los mercados de divisas y una renovada ampliación de los desequilibrios mundiales. WESP 2011 establece que en el corto plazo será necesario más estímulo fiscal para dar un nuevo impulso a la recuperación, pero tendrá que coordinarse mejor con las políticas monetarias y reorientarse para proporcionar un mayor apoyo a la generación de empleo y facilitar un reequilibrio sostenible de la economía mundial. Esto, sin embargo, no se puede hacer sin una mejor coordinación de la política internacional.

Varios retos de la política se discuten en mayor detalle en el informe, incluyendo el óptimo diseño de las políticas fiscales, así como la coordinación entre las políticas fiscales y monetarias, la provisión de suficiente apoyo para los países en desarrollo para hacer frente a las consecuencias de la crisis y la coordinación de las medidas políticas en el plano internacional.

Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM)

La crisis económica ha provocado un revés considerable en el progreso hacia los ODM. El informe señala que el logro del ODM 1 de reducir a la mitad las tasas mundiales de pobreza para el año 2015 (desde 1990) se mantiene al alcance para el mundo en su conjunto, aunque no se pueda alcanzar en el África Subsahariana ni, posiblemente, en algunas partes del sur de Asia. Sin embargo, la crisis ha aumentado considerablemente el reto de alcanzar los objetivos de la educación primaria universal, la reducción de la mortalidad infantil y materna y el mejoramiento de las condiciones ambientales y sanitarias. Los requisitos para intensificar el crecimiento económico y el gasto social ya planteaban importantes retos macroeconómicos antes de la crisis, los cuales se han vuelto aún más urgentes en los casos en que los contratiempos han sido mayores. Desafortunadamente, la tendencia hacia ajustes fiscales se está afianzando, incluso en los países en desarrollo con una intención política de salvaguardar el gasto social prioritario. Esta es una tendencia preocupante, especialmente cuando el crecimiento del PIB sigue estando muy por debajo de su potencial y los ingresos fiscales han disminuido significativamente debido a la crisis. Especialmente entre los países de bajos ingresos, será fundamental asegurar suficiente apoyo a través de la asistencia oficial al desarrollo (AOD) para permitirles aumentar sus esfuerzos para alcanzar los ODM.

Comercio y precios de los bienes primarios

WESP 2011 encuentra que el comercio mundial siguió recuperándose en 2010, pero el impulso del fuerte crecimiento observado en el primer semestre de dicho año se está desacelerando. Mientras que el volumen de las exportaciones de muchas economías emergentes ya se ha recuperado, a veces con creces, los picos anteriores a la crisis, las exportaciones de las economías desarrolladas aún no han recuperado completamente. Se espera que el comercio mundial crezca en alrededor de un 6,5% en los años 2011 y 2012, moderándose el repunte de 10,5% en 2010. A pesar de la recuperación gradual de los últimos dos años, el valor de las importaciones de las tres mayores economías desarrolladas estaba aún muy por debajo de los picos anteriores a la crisis en agosto de 2010. Mientras tanto, la recuperación de las exportaciones de estas economías se refleja en el rápido crecimiento de las importaciones de los países de Asia oriental y de América Latina. La cuestión ahora es si las economías emergentes pueden seguir actuando como motores del crecimiento del comercio mundial en el futuro inmediato, en particular ya que las dinámicas de la fase inicial de la recuperación parecen estar desapareciendo y el crecimiento en los países desarrollados sigue siendo débil.

El informe afirma que la mayoría de los precios de las mercancías se ha recuperado. El precio mundial del petróleo crudo fluctuaba alrededor de 78 dólares por barril durante 2010, frente a un promedio de 62 dólares durante 2009. Sin embargo, se espera que los precios del petróleo disminuyan ligeramente en 2011. Los precios mundiales de los metales siguieron una tendencia similar en 2010 y se espera que aumenten ligeramente en 2011 y 2012. Los precios de los alimentos disminuyeron durante el primer semestre de 2010, pero se recuperaron en el segundo. Si bien la expansión de la superficie mundial y las condiciones climáticas favorables en las principales zonas productoras ayudaron a aumentar considerablemente el suministro mundial de alimentos durante 2009 y principios de 2010, las condiciones climáticas adversas a mediados de 2010 afectaron las cosechas de alimentos básicos. Adicionalmente, las especulaciones amplifican los precios de muchos productos básicos. Los precios de los alimentos permanecerán vulnerables a la disminución de la oferta y a las respuestas especulativas en los mercados de derivados de bienes primarios.

Finanzas internacionales para el desarrollo

Según el informe, las transferencias netas de países en desarrollo a los países desarrollados aumentaron de nuevo en 2010 y se continuará en esta tendencia ya que los países en desarrollo como grupo siguieron transfiriendo grandes cantidades de recursos financieros a los países desarrollados. En 2010, las transferencias netas ascendieron a un estimado de 557 mil millones dólares - un ligero aumento con respecto al nivel registrado el año anterior. Como ha sido el patrón desde hace más de una década, gran parte de las transferencias netas reflejan una excesiva acumulación de reservas de los países en desarrollo. En el futuro, se prevé un aumento moderado en las transferencias netas de recursos de los países en desarrollo, junto con la ampliación prevista de los desequilibrios en cuenta corriente. Esta continuación del modelo anterior a la crisis, en los que, en conjunto, los países pobres transfieren importantes cantidades de recursos a los países mucho más ricos, es también un reflejo de la necesidad que sienten los países en desarrollo de seguir acumulando reservas de divisas como una forma de auto-protección contra las crisis económicas mundiales. Las instancias de turbulencia del mercado financiero global, el aumento de la volatilidad del tipo de cambio entre las principales monedas de reserva, y el aumento en los flujos de capital privado a corto plazo han contribuido a la sensación de incertidumbre macroeconómica y a la necesidad percibida de auto-respaldo económico, advierte el informe.

El informe indica que los flujos netos de capital privado a países en desarrollo han aumentado significativamente y se han recuperado con fuerza desde su caída en 2008 y principios de 2009. "Los inversores aspiran a una mayor rentabilidad dado que el crecimiento económico en las economías emergentes y otras economías en desarrollo ha sido mucho más fuerte que en las economías más avanzadas. Más aún, la flexibilización monetaria generalizada en los países desarrollados se ha mantenido, y de allí las tasas de interés muy bajas.”

"Debido a la continua situación de fragilidad y exceso de liquidez en los mercados financieros de los países desarrollados, los inversores han dirigido parte de sus inversiones a los mercados emergentes. En gran medida dicho aumento en los flujos de capital privado ha sido en inversiones de capital de corto plazo y de carácter volátil, aunque la inversión extranjera directa (IED) también haya aumentado, especialmente en las industrias extractivas de las economías exportadoras de materias primas", señala el informe.

Igualmente indica que la crisis ha aumentado la necesidad de la asistencia oficial de desarrollo (AOD), pero ha complicado el cumplimiento de los compromisos: "La crisis financiera mundial y la recesión económica de 2008-2009 han tenido un impacto negativo en muchos países en desarrollo, y de carácter más extremo en muchos países de bajo ingresos, por lo que la entrega de la AOD que se había acordado resulta aún más crítica. Pero aunque el neto de las transferencias a los países de bajos ingresos haya sido positivo durante el año 2010, las entregas están por debajo de lo ofrecido por la comunidad de donantes. Además, la frágil recuperación en los países desarrollados y la posible amenaza de una recaída en recesión están incrementando la incertidumbre acerca del cumplimiento futuro de los niveles de ayuda acordados".

Entre estas incertidumbres, Situación y perspectivas de la economía mundial 2011 sugiere los cinco principales desafíos políticos que deben abordarse con el fin de avanzar hacia una recuperación económica mundial más equilibrada y sostenible.

1) Estímulos continuos y coordinados

“En primer lugar, se ve necesario seguir haciendo uso del amplio espacio fiscal que sigue disponible en muchos países, de modo que estímulos fiscales en tándem con políticas monetarias expansivas puedan continuar impulsando la recuperación mundial”., señala el informe. Tal acción debe ser adecuadamente coordinada entre las principales economías para garantizar una reactivación del crecimiento mundial, que también proporcionará la demanda externa de las economías que han agotado su margen fiscal. En ausencia de un nuevo estímulo fiscal neto y una recuperación más rápida de los préstamos bancarios al sector productivo, el crecimiento probablemente se mantendrá anémico en muchos países en el futuro previsible.

2) Rediseño del estímulo fiscal

En segundo lugar, la política fiscal tiene que ser más enfocada hacia el empleo y la promoción de cambios estructurales orientados al crecimiento sostenible. Una política prudente sería la de dirigir las inversiones públicas con el fin de aliviar los cuellos de botella de infraestructura que mitiguen las perspectivas de crecimiento. Un área prioritaria sería la de ampliar la inversión pública en energía no contaminante y renovable como parte de compromisos de reducción de emisión de gases de efecto invernadero (GEI), y en infraestructura que proporciona una mayor resistencia a los efectos del cambio climático. Otra área podría ser la de ampliar y mejorar las redes de transporte público, lo que crearía potencialmente una cantidad significativa de nuevos puestos de trabajo y, al mismo tiempo, ayudaría a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, particularmente en zonas de rápida urbanización. Las políticas de protección social es otro elemento fundamental para amortiguar el impacto de la crisis económica, impulsando la demanda agregada y contribuyendo a la sostenibilidad del crecimiento económico.

3) Política monetaria más eficaz y hacer frente a los efectos secundarios internacionales

El tercer desafío es encontrar una mayor sinergia entre los estímulos fiscales y monetarios, mientras que se contrarrestan los efectos secundarios internacionales perjudiciales, como las tensiones creadas en los mercados de divisas y la volatilidad inherente a los flujos de capital a corto plazo. Para ello sería necesario llegar a un acuerdo sobre la magnitud, velocidad y sincronización de las políticas de flexibilización cuantitativa dentro de un marco más amplio de objetivos para corregir los desequilibrios mundiales. También se requieren reformas más profundas de la regulación financiera, incluidas aquellas para la gestión de los flujos de capital transnacionales, así como las del sistema mundial de reservas con el fin de reducir la dependencia del dólar estadounidense.

4) Acceso más previsible para financiar el desarrollo para alcanzar los ODM

El cuarto desafío es asegurar que haya suficientes recursos puestos a disposición de los países en desarrollo, especialmente aquellos que poseen un espacio fiscal limitado y que se enfrentan a grandes necesidades de desarrollo. Estos recursos serán necesarios, en particular, para acelerar el progreso hacia el logro de los ODM y para las inversiones en el crecimiento sostenible y duradero. Además de cumplir los compromisos de ayuda existentes, los países donantes deberían considerar mecanismos para desvincular los flujos de ayuda acordados a fin de evitar los déficits de entrega en tiempos de crisis, cuando la necesidad de la ayuda al desarrollo es más urgente.

5) Más objetivos concretos y ejecutables para la coordinación de las políticas internacionales

El quinto desafío es encontrar maneras para llegar a la coordinación de políticas creíbles y eficaces entre las principales economías. En este sentido, hay cierta urgencia en crear un marco más específico y operativo al interno del G-20 para reducir los desequilibrios globales. En este contexto, un mecanismo útil podría ser el establecimiento concreto de "bandas de cuentas corrientes". Tener objetivos claros y verificables para los resultados políticos deseados podría ayudar a hacer responsables a las partes, mientras que la posible pérdida de reputación por incumplimiento sería un incentivo para mantenerse a la altura de los acuerdos de la política. Dichas bandas de cuentas corrientes también resaltarían la necesidad de los países con superávit y con déficit de contribuir a sostener la demanda efectiva global. Sin embargo, las bandas de cuentas corrientes no deben ser vistas como un fin en sí mismas, sino más bien como una guía hacia una senda de crecimiento sostenible para el mundo, que debería basarse en las acciones propuestas para hacer frente a los cinco retos mencionados anteriormente. También debe considerarse como un paso intermedio hacia las reformas más fundamentales del sistema mundial de reservas y la regulación financiera que se necesitan para prevenir futuras inestabilidad financiera mundial y colapsos.

El informe completo (en inglés), así como un resumen ejecutivo y varios comunicados de prensa en español, están disponibles en línea.

Situación y perspectivas de la economía mundial 2011 es un producto conjunto del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Comercio y Desarrollo y las cinco comisiones regionales de las Naciones Unidas. Proporciona una visión general de los últimos resultados económicos globales, de las perspectivas a corto plazo para la economía mundial, de algunas de las principales políticas económicas mundiales, y de las cuestiones de desarrollo. Uno de sus propósitos es servir como punto de referencia para las discusiones sobre cuestiones económicas, sociales, y asuntos relacionados que tienen lugar durante el año en diversas entidades de las Naciones Unidas.

Archive of this section